Oración a Nuestra Señora de Aparecida

Durante siglos el pueblo de Brasil ha honrado a María Inmaculada bajo el título de “Nuestra Señora de Aparecida” (Nossa Senhora Aparecida).

La devoción a María bajo este título se centra en una pequeña estatua de arcilla que fue milagrosamente atrapada en la red de tres pescadores en 1717.

La población local comenzó a venerar la imagen y la primera capilla que alberga la imagen fue construida en 1745. Muchos milagros se atribuyeron a “Nuestra Señora de la Concepción que apareció”.

Hoy la estatua se encuentra en la Basílica Menor del Santuario Nacional de Nuestra Señora de Aparecida, que es el mayor santuario mariano del mundo, con capacidad para 45.000 fieles.

Te invitamos a realizar esta sincera oración a la Virgen de Aparecida, para pedir su fiel intercesión ante Dios por tu necesidad, ella es la Virgen María y siempre estará atenta a tus oraciones.

Oración dedicada a Nuestra Señora de Aparecida

Oh incomparable Señora de la Concepción Aparecida, Madre de Dios, Reina de los Ángeles, Abogada de los Pecadores, Refugio y Consolación de los Afligidos y Trastornados, Santísima Virgen, llena de poder y de bondad, lanza una mirada favorable en nuestra dirección para que seamos ayudados en todas nuestras necesidades.

Recuerda, Madre Clemente de Aparecida, que nunca se supo que alguien que buscara tu ayuda, invocando tu nombre e implorando tu singular protección, fuera abandonado.

Animada por esta confianza, me dirijo a ti, aceptándote de una vez por todas como mi Madre y protectora, mi consuelo y guía, mi esperanza y luz en la hora de mi muerte.

Te ruego, Señora, que nos liberes de todo lo que pueda ofenderte a ti y a tu santísimo Hijo, mi Redentor y Señor Jesucristo.

Virgen Santísima, cuida a este tu indigno servidor y a esta casa y a los que viven aquí de la peste, del hambre, de la guerra, de los asaltos, de los rayos, de las tormentas, de las inundaciones, de los accidentes y de otros peligros y males que nos puedan asolar.

Señora soberana, te rogamos que nos guíes en todas las cosas espirituales y temporales; líbranos de las tentaciones del demonio para que, siguiendo el camino de la virtud y por los méritos de tu purísima virginidad y de la preciosísima Sangre de tu Hijo, podamos verte, amarte y gozar de ti en la gloria eterna, por los siglos de los siglos.

Amén.

Si te gusto esta hermosa oración comparte con tus seres amados, Dios te Bendiga.

También te queremos invitar a conocer la fascinante historia de Nuestra Señora de Aparecida, averigua por que es tan importante y muy querida por sus fieles.

Da click en el siguiente enlace:

¿Conoces la fascinante Historia de Nuestra Señora de Aparecida?

Comentarios
Comparte con tus Seres Amados:

También te podría gustar...