Oración de los hijos por sus Padres

A medida que vamos creciendo, nos damos cuenta que la vida no suele ser tan simple y bondadosa como la acostumbramos a ver cuándo somos niños.

Poco a poco comenzamos a independizarnos y sin querer y sin darnos cuenta nos alejamos de nuestros amados padres, esas personitas quienes han dado todo por nosotros.

De igual manera, empezamos a percibir las situaciones y emociones que rodean nuestro ambiente, y podemos notar que a veces ellos no siempre se encuentran en el mejor de los ánimos.

Poderosa oración por los padres

Señor, hoy me atrevo a inclinarme ante ti para realizar la petición más noble que puede exclamar un hijo, pues necesito que cuides de mis amados padres.

Por favor, permíteme saber y entender cómo retribuirles el amor que año tras año me han entregado, y si no es suficiente, enséñame a amarlos más.

Gracias Dios Mio porque tú los iluminaste y los guiaste para que ellos supieran enseñarnos y darnos todo lo que estaba dentro de sus posibilidades.

Permíteme devolverles todo el bien que han logrado en mí y me han convertido en la calidad de persona que soy hoy en día.

Transfórmate en agua fresca que corra a través de su ser y renueve su alma al despertar todos sus días.

Llena su cuerpo de total salud y bienestar para que tengan la posibilidad de vernos crecer y acompañarnos a lo largo de nuestra vida.

Y sobre todas las cosas, satisfácelos con experiencias llenas de dicha y felicidad sin importar la edad que cumplan.

Sana sus heridas y nunca te olvides de acompañarlos en su día a día, mucho menos dejes de escuchar sus oraciones.

Permite que encuentren en nosotros, sus familiares, un abrigo y apoyo infinito.

Acobíjalos con tu amor y a nosotros llenados de vida para seguir retribuyéndoles cada momento que quedó marcado en nuestro ser.

Amén.

Si te gusto esta hermosa oración compártela con tus amigos y familiares. Dios te Bendiga enormemente.

💝Suscríbete a nuestro canal de YouTube para encontrar videos de oraciones bellas🙏
👉👉clic aquí👈👈

Comparte con tus Seres Amados:

También te podría gustar...