Oración poderosa por un Hijo Enfermo

La oración es el método más acertado para comunicarse con Dios cuando sentimos que realmente lo necesitamos, ya que nos permite expresar la verdad de nuestras emociones, necesidades y profesar nuestra fe.

Sin embargo, es una actividad que debe mantenerse y practicarse en todo momento, no solamente para pedir, sino también para agradecer o platicar.

Cuando pedimos por las personas necesitadas, las oraciones de sanación llegan directamente a nuestro Padre, ya que Él es el escudo que siempre nos cuida.

Al momento que un hijo se nos enferma, el frío agobia, se acompaña del dolor y la esperanza se comienza a marchitar poco a poco.

A Pesar de esta dura situación, nunca debemos desconfiar de Cristo, en cambio la mejor opción es recurrir siempre a nuestra fe.

Abre tu corazón con la oración por un hijo enfermo

Querido Jesús, tu omnipresente y omnipotente que siempre posa su oído ante las humildes suplicas de el hijo que necesita de ti.

Tu conoces la forma en la que nos lástima ver como se destruye el bienestar de nuestros allegados, y sobretodo el de nuestros hijos.

Siendo padre y cuidador de todos nosotros, entiendes la preocupación ante las enfermedades que pueden llegar a padecer.

Suplico de rodillas Señor que desciendas de tu trono y poses tu mano sanadora sobre nuestro niño/niña para que alejes cualquier tormento emocional, mental o físico que afectan actualmente su salud.

Tomamos este momento para unirnos desde el sufrimiento y rogar que esta enfermedad esté dentro de tus posibilidades, para que así logres purificarle.

Una vez más, te suplico Señor que sanes a este niño que amas, que se encuentra tan necesitado de tu intervención.

Te alabo y te amo Jesús, reconozco que eres grande y salvador, por lo que sea para ti la gloria eternamente.

Amén.

Si te gusto esta hermosa oración comparte con tus seres amados, Dios te Bendiga mucho.

Únete a nuestro grupo de WhatsApp para recibir el evangelio y oraciones todos los días. Escríbenos aquí: clic aquí

Comparte con tus Seres Amados:

También te podría gustar...